El Valle Sagrado de los Incas

Está comprendido entre las poblaciones de Pisaq y Ollantaytambo, paralelo al río Vilcanota o Wilcamayu ('río sagrado'). Se puede acceder a él desde la ciudad de Cusco.

Si algo llama la atención en el Cusco, son sus contrastes. Cuando uno se encuentra en el centro de la ciudad -caminando por sus enrevesadas y misteriosas callejuelas, o cómodamente sentado en la plaza- es difícil imaginar que los imponentes cerros vecinos puedan albergar un paisaje semejante al del Valle Sagrado. Pocos lugares del Tahuantinsuyo pudieron competir con la belleza y riqueza de este valle: no en vano le fue otorgado ese nombre. Su carácter "sagrado" ha sobrevivido al paso del tiempo y esa magia continúa seduciendo a los viajeros. Muchos de ellos, rendidos ante su encanto, deciden dejarlo todo y echar raíces bajo la sombra de los eucaliptos, a orillas del río Urubamba.

Mirador de Taray

Mirador de Taray

Acompañado durante su recorrido por el río Urubamba o Vilcanota. Al visitar el circuito se aprecia los pueblos de Pisaq, Yucay, Urubamba, Ollantaytambo y Chinchero. En cada uno de ellos existen restos arqueológicos prehispánicos, que fueron construidos por los diferentes incas, utilizándolos como fortalezas y lugares de reposo. Lugares ideales para realizar compras artesanales.

El Valle Sagrado se ha convertido en uno de los centros turísticos más importantes del país. Además de contar con una riqueza histórica inigualable, la región del Urubamba ofrece infinitas posibilidades de distracción al turista: caminatas, baños termales, viajes en balsas o kayacs por el río, vuelos en parapente o ala delta, cabalgatas, montañismo, etc. En los últimos años se han desarrollado programas de turismo participativo, invitando por ejemplo al viajero a trabajar en un andén o a recolectar la sal de una salinera. El Valle Sagrado alberga, además, a dos de los más importantes mercados artesanales del Cusco: Písac y Chinchero.

Pese a que en los últimos años ha crecido significativamente la infraestructura turística en el área, ya que se cuenta con una oferta importante-razonable de alojamientos y restaurantes, el valle ha sabido conservar su encantadora paz natural.

Centro arqueológico de Pisaq

Centro arqueológico de Pisaq

Ubicación geográfica

Yucay, fue el nombre con el que los incas nombraron a este valle fértil, uno de los más fecundos del Perú, su Valle Sagrado. Eran tierras del inca y sus descendientes. Posteriormente fueron posesiones reconocidas por los españoles a través de las mercedes reales que otorgaron a la nobleza incaica. Como testimonio de aquella época ha permanecido el palacio de Sayri Túpac, precisamente en la localidad de Yucay.

El Valle Sagrado de los Incas se extiende a lo largo del río Vilcanota (el mismo que aguas abajo toma el nombre de Urubamba o Willcamayu). Abarca el área comprendida entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo.

Poblado de Ollantaytambo

Poblado de Ollantaytambo

Es posible acceder a él través de dos carreteras asfaltadas: la primera y más utilizada es la que parte del Cusco hacia el norte y conduce, vía Chinchero (28 Kms..), al poblado de Urubamba (57 km.).

Una segunda vía parte del Cusco con rumbo noreste hacia Písac (32 kms.) y sigue luego el curso del río Vilcanota hasta la localidad de Calca (50 kms.) en pleno corazón del valle. La primera ruta es la más transitada debido a que se encuentra en mejores condiciones.

En el valle existe una sucesión de pintorescos pueblos (algunos con espléndidas iglesias coloniales), andenes y otros restos arqueológicos; así también, hallamos en sus fértiles suelos el maíz más famoso del mundo. Su clima excepcional convierte a este valle en un destino obligado para todo aquel que visite el Cuzco.

Entre las actividades turísticas destaca el andinismo, practicado en los nevados Chicón, \Vtkav Willca (también conocido como Puma Sillo o Verónica), Pitusiray, Sawasiray, Terijway y Sunchobamba (todas cumbres de la cordillera del Vilcanota con más de 5000 mts. de altura); las caminatas o trekking; el canotaje (en los tramos Písac/Calca/Huarán/Ollantaytambo); o las cabalgatas y el ciclismo de montaña. En los pueblos del valle existen numerosos hoteles y restaurantes de comida típica.

Se recomienda pasar la noche en alguno.

Clima

Su altitud es de 2,800 msnm, lo cual le confiere un clima benigno. Como ocurre en las tierras situadas a esta altura, su clima está marcado por dos estaciones: lluvias y sequía. La temporada húmeda ocurre entre los meses de noviembre a abril. Epoca en la que puede desatarse un aguacero en segundos y, desgraciadamente, no siempre se goza de un cielo azul. Pero la época de lluvias también tiene sus ventajas, pues los cerros se cubren de un verde intenso y las temperaturas suelen ser templadas.

Nevado en el Valle Sagrado

Nevado en el Valle Sagrado

Durante el período de sequía los colores del cielo son brillantes, pero el aire suele ser tan seco que la piel parece quebrarse. La noche es por lo general muy fría y puede helar en la madrugada. El cielo estrellado es un verdadero espectáculo durante esta temporada. El Valle Sagrado es, climáticamente hablando, un lugar ideal. Así lo reconocieron los antiguos peruanos que acudían hasta aquí para curarse de algunas enfermedades. A pesar de alcanzar temperaturas altas y de ser una zona llena de vegetación, el valle está libre de mosquitos por la altitud en la que se encuentra. Además, es difícil sofocarse, pues siempre sopla una brisa fresca.

El camino

Si uno opta por ir en automóvil, le servirá de referencia saber que saliendo por la calle Saphi encontrará el Grifo San Carlos, donde podrá abastecerse de gasolina y revisar el estado de su automóvil con comodidad.

Siguiendo la ruta llegará a San Cristóbal y, si cuenta con un poco de tiempo, puede hacer un alto en la iglesia y visitar a uno de los santos protectores más populares del Cusco. El camino al Valle Sagrado es el mismo que conduce a Sacsayhuamán, de modo que si lo desea y el tiempo se lo permite podrá visitar las ruinas de ese complejo: Quenco, Puca Pucara y Tambomachay.

Templo del Sol - Ollantaytambo

Templo del Sol - Ollantaytambo

Lo impresionante del camino es que la salida implica ascender por los cerros que dominan el Cusco, lo cual permite gozar de vistas impresionantes de la ciudad, especialmente a la hora del atardecer o en la noche. Si el tiempo y la luz son favorables, se pueden tomar espléndidas fotografías. Desde estos puntos es posible observar con detenimiento la estructura de la ciudad. Cuando los días están despejados, el contraste entre los techos rojos y el cielo azul es espectacular.

Por el sendero de los eucaliptos

El camino es agradable, aunque con numerosas curvas. En todo el trayecto, los eucaliptos y las retamas acompañan al viajero. A cuatro minutos de Tambomachay se llega al abra de Corao y al mirador, desde donde asoma el valle. Todos los martes, jueves y domingos se lleva a cabo aquí una feria artesanal.

Chinchero - Tejidos Incas

Chinchero - Tejidos Incas

El mirador de Taray

Es el primer punto desde donde se divisa realmente el valle. Su paisaje, como es habitual en el Cuzco, sorprende al viajero, pues tras largas curvas y subidas, de pronto los cerros se abren y el valle se muestra en toda su amplitud. Abajo, discurren las aguas del río Vilcanota o Urubamba. Desde aquí se pueden tomar magníficas fotografías. Es frecuente encontrar a unos niños que esperan ansiosos la llegada de turistas para ofrecerles los catálogos "que ellos mismos fabrican" y de los que se sienten sumamente orgullosos. El camino continúa, y si se tiene suerte, se podrán divisar los nevados Huancalle y Pitusiray.

Mirador de Moray

Mirador de Moray

Los senos de la Ñusta

El primer lugar que se visita después de bajar los cerros y cruzar Corao y Taray es Písac. A media cuesta se obtiene una fantástica vista del pueblo. Si dispone de tiempo y de auto particular le aconsejamos detenerlo pues desde aquí se pueden tomar buenas fotografías y observar la estructura del pueblo. Al lado izquierdo de Písac, al pie de las montañas, se divisan los llamados "Senos de la Ñusta", cuatro hileras de andenes que simulan los senos de una mujer. Según dicen, éste pudo haber sido un homenaje a la fertilidad. A pesar que estos andenes se encuentran tan cerca al pueblo, han permanecido intactos hasta el día de hoy.

Salineras - Minas de sal en Maras

Salineras - Minas de sal en Maras

Urubamba (2871 msnm)

Poblado de origen incaico a 76 Kms.. (1 h 15 min.) del Cusco vía Písac, y a 57 Kms.. (45 min.) por Chinchero. Ubicado en el corazón mismo del valle de Urubamba, está rodeado de bellos paisajes, donde destacan el nevado Chicón y las campiñas. Fue uno de los principales centros agrícolas del imperio incaico. En su plaza se encuentra una iglesia colonial. Cuenta con varios hoteles, picanterías y restaurantes campestres.

¡Te pagamos por visitar nuestra página web!

Solo sigue los pasos, son fáciles

Paso Nro 2: Llena tus datos

Paso Nro 2: Haz click en cualquier frase resaltada después de que el contador haya llegado a cero

Espera * segundos

Bien!! ya puedes hacer click en cualquier frase resaltada para continuar, El Paso Nro 3 estará al final de esa página